lunes, agosto 31, 2009

La mirada azul y un ovillo rosa viejo

Betty era linda y buena como pocas.
Conservaba una mirada azul y algunos rulos de la juventud.
Betty tejia siempre en punto arroz, no porque le gustara, sino porque se confundia charlando y el elástico se le despatarraba.
Siempre siempre tejía el mismo ovillo en el mismo color rosa viejo.
Un año se volvía chaleco, al otro era pullover...al otro se convertía en una madeja toda ondulada por el uso y abuso de las agujas.
Llevaba prendido en el corpiño con alfiler de gancho una medallita de la virgen María.
Y cargaba su eterno rosa viejo en una bolsita gastada de una casa de telas.
Betty tenía gatos grises y hacia pollo con arroz y sin cebolla para mi.
Y el mejor helado de limones caseros en esas maquinas antiguas que se metian en el congelador.
Durante toda su vida tejio una manta, tosca, rústica, solo varetas que iban y venían, con miles y miles de restos.
El ovillo gigante y ondulado rosa viejo fue a parar a esa manta también.
Y no tejió mas.
Betty tenía una caja llena de fotos en blanco y negro guardada en el placard, envuelta con la manta.
Yo siempre le pedía las dos cosas, bajame la manta y la caja de fotos.
Y pasaba horas mirandolas abrigada en un sillon antiguo color verde.
Otra parte del ovillo rosa se transformó en patines para el piso de madera del living.
Cómo me gustaba usarlos, era la única casa que tenía patines para el piso.
Y jugábamos carreras entre la vajilla y la platería.
Porque Betty jugaba a la par mía.
Era como una nena chiquita de mirada azul.
El ultimo restito del ovillo rosa viejo hoy apareció en mis manos por "causalidad"
Revolviendo lanas lo encontré, no alcanza para nada...pero a mi ver esta tan lleno de recuerdos.
La manta fue a parar a mi casa en Baires.
Los patines calculo que se tiraron de gastados.
La caja de fotos vive en mi placard ahora.
Y esa mirada azul de rulos despeinados esta siempre conmigo.
Es increible como las personas que amamos permanecen en nosotros de alguna u otra forma.
Betty era linda y buena como pocas.
Y cargaba eternamente un ovillo gastado color rosa viejo.
Betty era mi abuela.

21 Dijeron de mi...:

Colibri tejedor dijo...

snif..... voy a ir a llamar a mi abuela.... un abrazo y que tengas una buena semana.

Carito dijo...

Yo ya no puedo llamarla, la verdad no se si exista linea a donde se fue, pero creo que siempre está cerquita cerquita, incluso a veces creo verla pasar con su cafecito con leche...
No he olvidado la última vez que me dijo "te quiero mucho".
Mi Betty se llamaba Modesta.
Como la extraño.

Eli dijo...

bellisimo
que mas decir
besos

Natys dijo...

Hace alguito que te acompañe siempre con lo que queda!!!

Que lindo post.

Alix dijo...

Waw! como siempre una historia muy,muy tuya que me siento privilegiada de haberla leido...
Bsos,muchos Bsos y abrazos ♥ para nuestras Betty !

Luciana dijo...

Hermosisimo, la verdad que me re emocioné.
La pucha que extraño a mis abus.

Silvia Andrea dijo...

Qué lindo recuerdo de tu abuela! Quisiera que mis hijas disfruten de sus abuelas, como no he podido yo.

Flavia dijo...

Que lindos relatos. Yo de mis abuelas recuerdo que una me enseñó a hacer la manga ranglan, ella todos los pulloveres que tejía los hacía con esa manga. Y no puedo dejar de recordarla cuando veo algún pullover que la tiene. Mi otra abuela tejía al tuntún, toda apurada y alocada cómo hacía todo. Un día se equivocó e hizo una batita de bebé con tres mangas, nunca me voy a olvidar como se reía de si misma por distraida.
Gracias por compartir la historia y hacer que recuerde a mis abuelas con tanto amor.
Flavia
http://puntoperdido.blogspot.com

Marisa dijo...

Mi abuela fue uno de los regalos que me hizo la vida... La amé y la amo siempre ; está presente constantemente en mi vida y aún en mí. Está en mis manos cuando tejo; cuando me llaman, en mi nombre que es el suyo; en la colección de zapatitos que ella empezó y yo continúo... sería muy largo relatar su presencia constante... Ojalá yo pueda ser tan abuela con mi nieto como fue ella conmigo. No sigo, la extraño demasiado como para hablar de ella sin llorar. Besitos,

Patty dijo...

Mi abuela fue quien me enseñó a tejer...
Muy linda la historia, pensé que era algún parrafo de libro, escribes muy bien!!!
Un abrazo

TitaTita dijo...

Ese parrafo es de un libro...y asi empieza la historia porque ya lo leei

MI RINCON dijo...

que lindas palabras, se nota que es especial para ti, gracias por compartir con nosotros su linda historia color rosa viejo
cariños
jessica

Mlle Alex dijo...

que hermoso relato , hermos qu ellega al lama

besitos grandes

sonieta dijo...

con los ojos llorosos te escribo el comentario, gracias por dejarnos leer estos pedacitos de tu alma

muchos besos mamita guapa

Julieta dijo...

las abuelas son especiales,tienen unno se que que las hacen unicas,que bueno tengas tatnos recuerdos hermosos,la verdad me llegaronal corazon,te mando un besote!

Laura dijo...

que lindo! me emocionaste!
beso enorme!
Lau

Lauri dijo...

Qué lindo post.
Gracias por compartirlo.

Jorge Chan M dijo...

simplemente hermoso

Flaca Duranga dijo...

Hola, me hiciste recordar a mi propia Betty, q en mi caso se llamó Mary, mi abuela paterna fue mi madre, se hizo cargo de mi desde q nací, murió hace casi 5 años y aun la sigo teniendo presente todos los dias, y a ella tambien le encantaba tejer colchas y cobijas, yo tengo 3 de esas, una para cada hijo y otra para mi, tengo ropa tejida y cosida tambien, mi mami era un estuche de monerias y sí, la recuerdo cuando veo lo q a ella le gustaba, algun color, alguna textura, una cancion, una cerveza... besos a mi mami y un abrazo muy fuerte para ti

Laura P. dijo...

¡Que suerte que tenès Delfi!
Conociste a tus abuelos, y guardàs de una de ellas el mas dulce de los recuerdos. Bello post de una bella persona.
Abrazos

Dispersa dijo...

Que lindo. Que suerte guardar ese recuerdo de tu abuela.
Un besuco.